Navegación Rápida

Falleció Melita Hernández

RSS

Suscribirse a Sindicar

Ayer, en el día de las Elecciones Universitarias, nos enteramos de una noticia que nos llena de pena, la pérdida de la Licenciada en Enfermería, Profesora Nidia Hernández (Melita). Para algunos puede sonar como una persona más dentro de la esfera universitaria, pero para muchos aquí en la ciudad de Rivera y en nuestro Centro Universitario, no es una pérdida común.

El año 1996, en el que por diversas razones hasta se manejaba el cierre de la en aquel entonces Casa de la Universidad de Rivera, encontró a Melita en el momento en que estaba con todas sus fuerzas, y el respeto profesional y vocacional demostrado por ella en todos los ámbitos donde participaba, defendiendo la causa de la verdadera formación de los profesionales de la salud, el apoyo a las comunidades barriales y la tenacidad demostrada en los momentos más difíciles, hicieron posible la maduración y la consolidación universitaria de la Sede local.

Es así que Melita se puso al frente de esa utopía con el logro final de mantener las puertas abiertas. La férrea determinación que demostró en ese momento y donde muchos actores docentes y no docentes la acompañaron y hasta el logro de traer nuevas ofertas de enseñanza universitaria para Rivera manteniendo el funcionamiento, e incluso el camino de construcción del actual Centro Universitario de Rivera en el año 2002, unos pocos meses después de retirarse.

Este compromiso desplegado por Melita condujo a la propuesta en la Comisión Directiva del CUR, de que el máximo salón del Centro Universitario de Rivera llevase su nombre, como forma de homenaje en vida.

Hoy la realidad del crecimiento en la matricula de estudiantes en esta región, se debe en parte a la lucha desplegada por Melita como actora principal y es algo que hoy podemos ver y palpar.

Es una pena que a pocos días de la entrega de una parte del nuevo edificio del CUR en el Campus de la UdelaR, no podamos contar con tan ilustre presencia.

Con todo nuestro respeto universitario, un hasta siempre Melita.

 

Texto: A. Esquivel